Autismo en primera persona

A de Autismo, A de Asperger, Ahora sí, Ahora lo entiendo, Ahora empieza todo. 

Entradas recientes

Cuento breve de un diagnóstico tardío

Cuando un diagnóstico llega en edad adulta. Érase una vez una niña que tenía una bolsita invisible donde guardaba sus preguntas sin respuesta, sus inseguridades, sus miedos y sus silencios.Por algún extraño motivo no podía soltarla, porque con ella se sentía más segura.  Pasaron los años y la bolsa fue creciendo hasta convertirse en una […]

Sobre el contacto físico

He escrito sobre el contacto físico en varias ocasiones; ya que creo que es un rasgo muy característico en mí si hablamos de mi condición dentro del espectro del autismo.De hecho, siempre he pensado que el contacto físico, en general, está sobrevalorado. Pero bueno, esto también debe formar parte de mi manera “diferente” de ver […]

Números y secuencias

Durante el proceso de diagnóstico veía que en algunos tests se preguntaba mucho sobre los números y secuencias como fijación o facilidad para memorizarlos.Obviamente yo pensaba eso de “yo no… para nada. Me gusta mirar las matrículas de los coches, o las horas, pero… eso es de los más normal, oye”.  Hablando con unas amigas, […]

La ansiedad como consecuencia

Y es que durante mi vida he tenido que escuchar infinidad de veces que la ansiedad era la causa de todos mis «problemas», sin ayudarme a encontrar el origen de esa ansiedad. Gracias a obtener el diagnóstico de CEA (Condición dentro del Espectro del Autismo) y a conocer mi perfil sensorial, he empezado a encontrar […]

En el gimnasio.

Tras varias semanas, o meses, mentalizándome, postergando y habiendo hecho un estudio de mercado minucioso, decido apuntarme a un gimnasio.  Durante el proceso de selección he mirado cómo son las instalaciones, cómo huelen, qué ruido hay, a qué horas hay más afluencia, qué actividades ofrecen, etc. Y, obviamente, la parte económica ha jugado, lamentablemente, el […]

Resignación

Creo que la resignación es algo que ha formado parte de mi día a día.Bajar la cabeza y aceptar por no llevar la contraria. Además, cuando crees que tú eres la “rara”, pues simplemente pisoteas un poco más tu autoestima y claudicas.  Y curiosamente me considero tozuda (perseverante, vale, que queda mejor), pero siempre he […]

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.