En el trabajo: la jornada laboral.

Una realidad y una posible mejora en las jornadas laborales.

Realidad
Tener que trabajar 8 horas diarias, independientemente del volumen de trabajo y de mi estado emocional.
Si un día siento que estoy desregulada, pero tengo que seguir este ritmo, cada día irá empeorando mi estado hasta colapsar y, posiblemente, tendré que coger una baja médica.
Habrán horas perdidas por el simple hecho de tener que seguir ese ritmo que me resulta imposible.

Posible mejora
Si tengo la flexibilidad de poder gestionar mis horarios y la posibilidad de teletrabajar, cuando detecte la desregulación, podré tomarme el tiempo necesario para regularme y seguir trabajando.
Habrá días que trabajaré 12 horas, mientras que otros días igual sólo podré trabajar 3, o ninguna.
En ningún caso habrán horas perdidas.

Cuando estoy regulada, puedo rendir de una manera espectacular y puedo trabajar muchas horas seguidas.

En el trabajo: la jornada laboral

Un comentario sobre “En el trabajo: la jornada laboral.

  1. Tienes mucha suerte de poder trabajar, yo ni siquiera podría hacer 4 horas diarias…

Los comentarios están cerrados.