Soy autista. No soy especialista en autismo. 

Mi blog trata sobre mi propio descubrimiento del autismo en primera persona y en edad adulta.
Yo soy autista. No soy especialista (a nivel profesional) en autismo.

Llevo días pensando “¿Cómo explico esto sin que nadie lo malinterprete y que se me entienda? 
Hoy sigo pensando lo mismo, pero necesito compartirlo y mi impaciencia no puede esperar ni un minuto más .

Al compartir mi experiencia personal, a veces tengo ciertos sentimientos encontrados. 
A veces me siento una impostora, cosa que creo compartimos muchas; pero esto ya es otro temazo (síndrome del impostor) . Y muchas otras veces me siento mal por pensar que algunas personas pueden tomarse al pie de la letra lo que yo explico, como si “todo fuera autismo”. 

Yo hablo de mí, como Sara, como persona.
Habrá cosas que son características del autismo y otras que no. Así como muchas otras cosas que compartiré con personas neurotípicas y esto no las convierte automáticamente en autistas, ni mucho menos en “un poco autistas” como dicen algunos.
Muchas veces compartimos cosas pero la diferencia puede ser la intensidad y/o la frecuencia en sentir esas cosas.  
E, igualmente, puede ser que un mismo rasgo a mí me resulte una dificultad que me impida llevar a cabo unas tareas, mientras que a otra persona eso mismo no le afecta para nada en su vida diaria. 

Por otro lado, quiero decir (y dar las gracias infinitas) que sí que hay muchas personas autistas formadas, o formándose, en autismo. Eso es maravilloso.
No es mi caso, aunque es cierto que estoy aprendiendo muchísimo por el hecho de haberme convertido en mi propio “súper interés”. 

¡Ojo! Que no sea profesional no significa que no tenga, o no deba tener, voz. Todo lo contrario, a las personas autistas se nos debe escuchar y respetar como se hace con otras personas en charlas, congresos, cursos, formaciones… Tenemos que estar, igual que tienen que estar las personas formadas (y actualizadas, por favor).

Resumiendo un poco, lo que quiero decir es que yo hablo de mí, de cómo siento y vivo las cosas. Que es posible que hoy lo cuente de una manera y dentro de 6 meses, o mañana mismo, lo vea de otra manera. Puede ser.  

Y, para terminar, quiero decir que, aunque tarde bastante en responder a todos los mensajes, yo estoy más que encantada en poder resolver dudas, ayudar y charlar, pero siempre desde “mi sitio”. 

¡Gracias!

Soy autista. No soy especialista en autismo.

2 comentarios sobre “Soy autista. No soy especialista en autismo. 

  1. Buenos días, me interesa mucho y es importante hables en 1ª persona… ya que cuesta expresar los sentimientos y pensamientos a las personas con autismo. Yo misma no estoy diagnosticada pero siempre he pensado que soy rara, distinta a mis hermanos, lo he pasado muy mal en la adolescencia y juventud, dejando de hacer cosas porque me veía torpe, bloqueada, y en definitiva no me adaptaba ni podía disfrutar de lo que disfrutaban o era normal en esas edades. Luego me he arrepentido de no haber estado con mis amistades y hermanas en esa etapa (ferias, S. Santa… es cuando salía por cumplir 1 día y lo pasaba fatal). Me casé y tengo niña y niño, trabajo y estudié magisterio, con lo cual esa parte la cubrí sin pasarlo muy mal, me subía la autoestima y me valoraba yendo al insti, facultad, aunque tuviera muchos problemas a la hora de exámenes orales, gimnasia, etc… Mi hija nació muy bien, y hasta los 3 años notaba que no quería relación con los niños en el patio de casa, ni en los parques… ahora con 19 años sigue prácticamente igual después de estar en psicólogos, psiquiatras y con pastillas…aún sigue. Ha estudiado hasta 1º bachillerato sin relacionarse en los recreos ni en clase… en casa y con familia es totalmente expresiva, aunque le para mucho las actividades familiares… 2º bachillerato no hay forma de que lo prosiga. No sale a comprar, ni con amiga, sólo al psicólogo y psiquiatra y cuando la achuchamos para salir que pocas veces conseguimos dar paseos con ella. Su hobbis es ordenador y móvil. Es muy lista y creativa, pero su fobia social la está dejando sin motivación y paralizada para realizar nada en la calle… No sé si es genética, pero mi hija está peor en cuanto a la sociabilización que yo, no sé si es mi inseguridad que le afecte, mi poca emotividad en casa (con el trabajo, tareas domésticas, etc, apenas he jugado ni la he abrazado… qué lástima, ya no hay vuelta atrás…). Dios quiera madure y pueda vivir con esa fobia, o se le quite al menos la mitad… Muchas gracias por tu atención. Esto es para compartir y expresar mi preocupación, quizás tengamos las 2 lo mismo, yo sin diagnosticar y mi hija mal diagnosticada, pero me siento muy culpable. María

    1. Hola María,
      Muchas gracias por compartir tu experiencia y por leerme.
      En la medida que puedas, desde mi opinión (de no experta) te diría que busques un buen profesional en TEA que os pueda asesorar y la podáis ayudar.
      Y, sobre todo, no te culpes. Cada persona es diferente aunque estemos en el espectro del autismo.
      Un abrazo. Sara

Los comentarios están cerrados.