Injusticia

Cuando detecto una injusticia, se me activa la bestia que llevo dentro. Es algo que me supera.

Toda mi vida he pensado que la causa de esto era la empatía. Pero… bueno, sobre la empatía afectiva y cognitiva ya hablaré en otra publicación, porque es algo que estoy descubriendo con mucha intensidad y puede ser largo de intentar explicar.

Retomando el tema de la injusticia, estos últimos meses me he dado cuenta de que tiene mucho que ver con mi rigidez y el cumplimiento de las normas. ¡Ojo! Normas que me parezcan justas, claro. 

A  pesar de ser una persona con cero tolerancia a la violencia (verbal y, sobre todo, física), cuando hay una injusticia, me vienen pensamientos de lo más cínicos y creo que tengo facilidad para encontrar estrategias para combatir esa injusticia. 

Mi manera de funcionar suele ser más bien en silencio, observando y analizando para soltar alguna frase lapidaria, con esa calma y ese tono de voz sosegado pero sin filtros (en el reparto se los llevó otro). 

El problema de todo esto es que suelo entrar en bucle tras estas situaciones, ya que me cuesta olvidar (o no olvido); y lo más probable es que termine en shutdown. Porque me supone un desgaste muy grande a nivel emocional. 

Vamos, que cuando veo una injusticia, me lo tomo muy a pecho y termino agotada.

injusticia en el espectro del autismo

2 comentarios sobre “Injusticia

  1. Es triste me pasa igual, y lo peor de todo es que tengo memoria de elefante, no olvido nada ni bueno o malo que me hacen, así que me resulta muy difícil confiar en las personas 😔

Los comentarios están cerrados.