Mi perfil sensorial: de excursión

Al conocer mi perfil sensorial pude confirmar que ir de excursión y subir montañas no sólo me gusta sino que es una de las cosas que más me regula y me hace sentir bien.
Vamos, si por mí fuera, iría cada semana a la montaña, pero no es el caso ahora mismo.

De hecho, la naturaleza en general tiene efectos mágicos. Con el aire fresco (menos cuando hace mucho calor), nubes, árboles, plantas, sonidos agradables… ¡Me encanta!

La mochila
Una de las recomendaciones tras conocer mi perfil sensorial actual fue que llevara pesos como, por ejemplo, una mochila.
Entonces me di cuenta de que siempre que iba a la montaña, cargaba yo con una mochila (bastante pesada, por cierto) y no quería que me la llevara nadie. Entonces no sabía el porqué, ¡ahora sí!
De hecho, si voy sin mi mochila soy torpe y me siento insegura.  

Confesión: mis manías con el agua
Me da un ascazo tremendo compartir la botella de agua. Soy capaz de no beber en toda la excursión si la tengo que compartir.
También me da bastante repelús beber de recipientes que no son transparentes,  o si está muy caliente, por supuesto. 
Así que os cuento un secreto: siempre llevo mi botella y una botella para invitados (vamos, para los demás). Y ya de paso estoy llevando más peso 😉

CONCLUSIÓN
En mi perfil sensorial, en el patrón de bajo registro, una de las cosas que ponía era que en deportes tengo tendencia a decantarme por actividades de mayor carga propioceptiva, como ir de excursión a la montaña,
Por otro lado, prefiero vestir con ropa y zapatos de un mayor peso y llevar bolsos pesados o cargar con bolsas llenas.

Así que más claro, imposible. Necesito ir de excursión más a menudo para sentirme mejor.

perfil sensorial – patrón de bajo registro