Autosabotaje

El autosabotaje o autoboicot es algo que, sin darme cuenta, me lo he hecho a diario y me va a costar trabajo dejar de hacerlo. 
En resumen, diría que es el hecho de convertirme en mi peor enemiga para ponerme trabas en el camino hacia mi propia felicidad. 

¿En qué consiste el autosabotaje?
Pues en dar por hecho, o convencerme, de que no puedo; o que no me lo merezco; o que no quiero, aunque sea lo que más deseo,…
Pongo un NO a modo de escudo y de allí no me saca nadie.  

¿Qué hago?
Dejo las cosas a medias dándolas por perdidas sin haberlo casi ni intentado.
Procrastino a más no poder, seguramente hasta perder la oportunidad o dejando que se me pasen los plazos. 
Me niego oportunidades que serían positivas para mí.

¿Por qué? 
Pues no sabría decirlo, porque no soy especialista, pero desde mi propia experiencia diría que, a lo largo de mi vida, me debía ocurrir por la propia inseguridad de vivir en un mundo que no comprendía.
Y ahora me ocurre por las secuelas que voy arrastrando, como la baja (o nula) autoestima, tras tantos años viviendo así.
Y, posiblemente, por esa autoexigencia insoportable con la que convivo. 

Consecuencias
Ansiedad, depresión, atracones, autoimposición de castigos, autolesiones, abandono de mi autocuidado… y un largo etcétera. 
Tanto al darme cuenta de lo que he hecho al negarme algo, como para reforzar mi decisión del «no».

Y hasta aquí un primer acercamiento al autosabotaje, o autoboicot.

En este artículo he hablado de muchos conceptos importantes sobre los que iré escribiendo de manera individual y con ejemplos. 

autosabotaje