Shutdown y autismo: Un día de apagón y colapso sensorial

Hoy tengo un día de los malos y he decidido escribirlo. Porque no todo va de escribir sobre un pasado que estoy analizado o sobre unos objetivos para construir un futuro mejor. 
Esto también va de presente y hoy tengo un shutdown (apagón, colapso, derrumbe sensorial) de los que parece ser son habituales en las personas autistas y/o con alta sensibilidad. 

A veces me pasa: Me quedo sin energía.
Y es algo que me puede pasar un día por la mañana al despertarme o por la tarde, de golpe. Simplemente me pasa y hasta ahora era una de las cosas para las que no encontraba explicación y me inquietaba.
¿Cómo podía estar eufórica (meltdown) por la mañana y hecha polvo (shutdown) por la tarde sin que aparentemente hubiera pasado nada? 

Pues bien, vamos a lo que iba, a explicar cómo me siento. 

Antecedentes: el día anterior.

Llevaba una semana prácticamente sin salir de casa y sola. Sin tener casi interacciones sociales, pero las pocas que tuve fueron intensas (Navidad). 
Volvieron mis hijos, a quienes adoro pero obviamente requieren mi atención y pasar del 0 (estar sola) al 100 (que estén en casa) es intenso para cualquier madre o padre. ¡Y sin entrar en malinterpretaciones por favor! Mi estado de felicidad máxima es el 100: estar con ellos.
Ayer fuimos a hacer recados, de tienda en tienda, y aproveché para hacer cosas que no podía seguir evitando, como ir a Correos (odio ir, siempre hay colas y mucha gente), o ir a un supermercado fuera del horario de “poca afluencia”. Pero como iba con ellos, pensé que era una buena idea ir y enfrentarme a cosas que se han agudizado durante el confinamiento, como evitar ir al supermercado, etc.  

La verdad es que me sorprendió lo bien que lo pude ir asimilando todo, con mis gadgets en mi muñeca y bolso para ir canalizando en momentos de agobio, pero en resumen, estaba satisfecha de cómo había ido el día. 

Llegó la noche y ya noté que empezaba a estar cansada, aunque no era nada preocupante. Simplemente tenía más sueño de lo habitual. Casi me duermo antes de las uvas, pero conseguí mantenerme despierta 😉

¿Cómo me siento hoy en pleno shutdown? 

Hoy me he despertado cual zombie y no levanto cabeza.

Voy a hacer una lista de cómo estoy pasando el día hoy: 

  • Agotada. Con un desánimo extremo. 
  • Tristeza profunda sin un motivo concreto y sin poder llorar.
  • Dolor de cabeza que no se va con nada y sensación de pesadez. 
  • Sensación de falta de memoria. 
  • Poco creativa. 
  • Callada. No me salen las palabras ni tengo nada que contar. 
  • Apatía y desmotivación. Falta de interés por todo. Incluso diría que algo insensible y fría. 
  • Poca tolerancia a la música con ritmos rápidos o a escuchar voces. 
  • Dificultad para conectar con otras personas, escuchar y mucho menos interactuar. 
  • Imposibilidad de tomar decisiones (diría un fácil sí a todo seguramente). 
  • Poca tolerancia a la ropa ajustada (sobre todo los calcetines). 

¿Qué me hace sentir mejor en estos momentos de colapso? 

Todavía no lo tengo muy claro, es algo que he decidido investigar iniciando hoy, 01/01/2021, un “cuaderno de bitácora” para ir apuntando cada día los estímulos que recibo, mis reacciones, mis sensaciones… necesito saber más y poder entenderme para ayudarme. 

Hoy, por ejemplo, necesito (o necesitaría): 

  • Que paren el mundo (como diría Mafalda) 
  • Música relajante (a poder ser, nueva, que no me recuerde a nada ni a nadie) o sonidos monótonos con mis auriculares con cancelación de ruido. 
  • Meterme en la cama o el sofá, escondida debajo del edredón o con la manta de peso. 
  • Tumbarme en el suelo boca abajo con la cara y palmas de las manos sobre el suelo frío. 
  • Estar sola (aunque sea sólo un rato para recuperarme). 
  • No hacer nada. Ni siquiera pensar. Como máximo mirar las nubes por la ventana. 
  • Luz tenue. 

Y por parte de quien esté cerca y me quiera, lo que necesito creo que es:

  •  Que respete mi espacio y mi silencio para poder sanar ese cansancio y dolor de cabeza. 
  • Que no se me presione en explicar qué me pasa, dando por supuesto que me tuviera que pasar algo tipo un enfado, un disgusto, una frustración, etc. .No, no es eso. Sólo necesito cargar mi “batería”. 
  • Que no se me juzgue por lo que hago ni por necesitar momentos de desconexión para adaptarme a una sociedad mayoritariamente alista / neurotípica.  

shutdown y colapso sensorial

2 comentarios sobre “Shutdown y autismo: Un día de apagón y colapso sensorial

Los comentarios están cerrados.