Yo misma como interés restringido. Estereotipias.

Creo que desde el diagnóstico me he convertido yo misma en mi propio interés restringido y esto me está llevando a descubrir cosas que me tienen fascinada como, por ejemplo, las estereotipias (autoestimulación o stimming)

A pesar de creer que lo tenía todo bastante bien clasificado y controlado por patrones de funcionamiento, así como creer ser una gran actriz o una una gran maga haciendo desaparecer ciertos movimientos o comportamientos en público… ahora creo que no era así. O por lo menos, no tanto. 

Pienso que tengo bastante controladas las situaciones más habituales. Pero a la vez creo que ciertos movimientos de autoestimulación (stimming) no los “reprimo”, como yo creía, sino que los “normalizo” sin darme cuenta en mi día a día. Porque, no nos engañemos, cuando me emociono y/o me pongo nerviosa, no lo puedo contener dentro ¡Explotaría!
Para poner un ejemplo: si alguien me sujetara las piernas para que no saltara, pues aplaudiría. Y si también me cogieran las manos, pues haría “chilliditos” (me temo que esta palabra no existe, pero no encuentro una que esté aceptada y lo pueda definir mejor).

Es cierto que puedo reducir estos movimientos, o de alguna manera posponerlos, sí que puedo. Pero al llegar a casa pagaré las consecuencias de esta contención si por el camino no he conseguido descargar todo lo que me he quedado dentro. 

¿Qué movimientos creo que tengo “normalizados”? 

  • Estiramientos de cuello, espalda y extremidades.
  • Abrir las manos y estirar los dedos como si me tuvieran que salir disparados.
  • Entrelazar las manos y estirar los dedos. Jugar con las manos y los dedos. 
  • Tener cosas en las manos como bolígrafos, gomas de pelo, clips de oficina, sacapuntas (para rascar los laterales), etc. 
  • Rascar cremalleras o abrirlas y cerrarlas (si van muy finas, no). 
  • Apretar y mover algún objeto un poco “áspero” entre los dedos pulgar e índice.  
  • Cerrar los puños estrangulando los pulgares o clavándome las uñas. 
  • Encoger y estirar los dedos de los pies. 
  • Hacer muecas con la boca y nariz. 
  • Tener en la mano algún colgante metálico. 
  • Subir y bajar escaleras. 
  • Dar saltitos o subir y bajar los talones o las puntas de los pies. 
  • Golpear la mesa con los dedos como si tocara el piano..
  • Dibujar cuadrículas y/o series en un papel o “tachar”.
  • Aplaudir con las manos juntas en la parte inferior. 
  • Jugar con las mangas de la chaqueta o jersey. 
  • Rascarme la cabeza y tocarme el pelo.
  • Hacer movimientos circulares con las muñecas. 
  • Cantar y balancearme discretamente.
  • … y algunos más que ahora no me vienen a la cabeza.