Cuando llegó el diagnóstico…

Cuando tuve el diagnóstico de Condición (Trastorno) dentro Espectro Autista Nivel 1 (Síndrome de Asperger), mi primera reacción fue una mezcla de alivio, rabia y desconcierto. 

  • Alivio: sin duda ha sido la sensación predominante en todo momento. Porque tras muchos años de búsqueda estaba consiguiendo respuestas que daban sentido a muchas cosas. 
  • Rabia: por no haberlo sabido antes y por haberme castigado tanto. 
  • Desconcierto: porque no sabía (ni sé todavía) qué va a pasar ahora. Pero confío en que será algo mucho mejor. 

Uno de los objetivos de este blog es normalizar* mi condición pero durante este corto camino que he recorrido, de momento, me he dado cuenta de que para algunas personas el concepto “normalizar” significa “invisibilizar”. Y no digo que lo hagan con mala intención. Estoy segura de que en la mayoría de los casos es por desconocimiento, miedo a lo diferente y/o un exceso de #neurotópicos.

Yo creo que: Normalizar NO es quitarle importancia a las cosas. Normalizar NO es ser quien los demás esperan que seas. Normalizar ES ser consciente de las capacidades de cada uno. Normalizar ES respetar a cada uno como es. Normalizar ES ser uno mismo. 

Tengo claro que voy a poner de mi parte en entender todo esto, en aprender a explicarlo y en seguir esforzándome para mejorar en muchas cosas, pero esto tiene que ser bidireccional como en toda relación entre IGUALES (personas, seres humanos; sin mirar etiquetado).

*Regularizar o poner en orden lo que no lo estaba.